Mi Canción

viernes, febrero 12, 2010

El último día de mis Vacaciones 2 de 3

Sucede que cuando venía bajando el río, me di cuenta que había como un camino que conducía por lo que yo entendía, sería la ruta de subir al salto, bordeando una montaña de unos 300 pies de altura y como siempre mi idea ha sido subir a ver qué hay detrás del salto, pues me encaminé en esa faena.

La montaña si bien era alta, no era tan vertical la subida, pero eso no implica que no tuviera lo suficiente inclinada como para tener que subirla en zigzag; subirla derecho era sinónimo de cansancio extremo y posible retorno al comienzo dando mateplátanos de espalda por el peso de la mochila.

No iba ni por la mitad, cuando ya me faltaba aliento, pero seguí parriba; cuando ya no aguantaba más, como que me dio por devolverme, pero cuando vi para abajo, me di cuenta que había avanzado mucho y la cima no se veía tan lejos aunque ya la montañita parece que había bebido viagra de ahí parriba.

Yo estaba a esta altura cuando pensé devolverme
 
Me Faltaba este pedazo [Pensaba yo]
 
La Cima

Cuando estoy en lo que considero la cima; me encuentro con una línea de alambres, que dividían un precipicio de otro y era el único camino que seguía, como ya de ahí alcanzaba a ver la cima de la montaña, decidí brincar la cerca y bordear el super precipicio, para pasarme de nuevo por debajo del alambre a la parte de atrás de la montaña más grande.

Ahí descansé un rato y caminé por áreas más llanas por espacio de 15 minutos; pero sabía que tendría que volver a bajar si quería llegar a donde quería y luego de brincar otra línea de alambres, me encuentro en una pendiente medio fuerte colina abajo; pero el ruido del río me daba aliento a seguir.

Cuando fui bajando me fui metiendo en monte y más monte, hasta que me hacía falta un Machete pa seguir, pero caco duro como yo solo, seguía y seguía hasta que llegue como al sendero de un río seco que seguí consciente de que pararía en el río y así fue, sólo que a unos 15 pies de alto en una pared de piedra.

Me puse a hacer cálculos de esos de pongounpieakiunamanoallaelotroakiunbrinquitoyya y decido descender la pared de piedra, ayudándome de raíces y ramas y todo lo que me quedar cerca hasta que llegué al fondo y al río.
Por aquí Bajé

Escucho la caída de agua y me apresuro contento buscando el salto, pero era una pequeña cascada que si bien no era alta, no encontraba como bajarla sin mojarme; así que me fui por un ladito que se veía seco, pero cuando llego casi al fondo, quedé entre dos corrientes de agua que no me permitían cruzar sin un resbalón seguro lo que daría con mi personalidad en el río; cosa que a mi cámara no le agradaría mucho.

Después de 10 minutos inventando y poniendo los pies en diferentes posiciones, consigo apoyarme lo suficiente como para dar un salto y caer en la parte seca… la felicidad en mi cara por el logro, duró el mismo tiempo que  tardé en darme cuenta que con esa técnica sólo podía bajar, no subir; pero ese problema sería de allá para acá, no me iba a parar en eso.

Esta es la primera cascadita que bajé

Seguí el ruido y cuando menos esperaba, veo una tremenda formación de rocas que no podían indicar otra cosa, que estaba en la cabeza del salto… Me acercaba cuidadoso pero no lo encontraba; me di cuenta que estaba en una cascada previa a la caída principal, así que allá voy de nuevo bajando por las paredes de piedra como el mejor de los escaladores; siempre considerando si había forma de regresar.

Tiré par de fotos, pero no me sentía satisfecho, par a llegar donde quería, necesitaba bajar otra pared de piedra que no me garantizaba el regreso; pero contando con mi súper sentido de supervivencia, me tiré y caí en otra piedra, pero estaba donde quería, donde creo que nadie ha ido y donde irán en su momento; pero yo creo que llegué primero, jejeje.

Ahí si pude admirar la cascada detrás del salto y ponerme en la orilla del salto y verlo todo desde arriba y etrallarme de la risa y grabar dos videos [por si no salía y algún día me encontraban, jejejeje] y sentarme con toda la calma a beberme dos tragos y fumarme mi cigarrillo electrónico; estaba tan alto, que entre montañas tenía señal para llamar y mandar mensajes, eso namá me recuerda cuando subí  al Pico Duarte… Pero me quedaba otra vaina por experimentar, parecido a lo del pico… La sensación de bajar y decirle “Te gané!!”  y aquí yo taba solo, sin saber cómo salir de ahí y sin nada de ganas de regresar por donde vine…
 
La Cascada detrás del Salto
Como habrán notado, se extendió de nuevo, se quedó para la tercera, el retorno y ver si subo los vídeos que grabé; las fotos en todo su eplendor la toy subiendo a mi FotoBlog alpasito, así que dese la vuelta por ahí, faltan muchas.

...Cø¥ôTë...

1 comentario:

Greicy dijo...

Como te dije en el anterior, quiero ir, no secesariamente a ese lugar pero quiero hacer algo asi.


Grey