Mi Canción

lunes, septiembre 23, 2013

El Coyote Fue a Nuevayol 2 de 4




Después de casi media hora esperando las maletas logro salir del aeropuerto y me encuentro con la carita más linda que podía haber visto en todo el día; mi querida esposa, me está esperando para comenzar mi travesía de 10 días en la ciudad de los rasca cielos.

Cojo el air train y hago el transfer en el tren A para llegar a Far Rockaway y tengo mi primer contacto con las calles de nueva york, con mi maleta arrastro me doy cuenta que todo huele a cigarrillo, pero supongo que es por la localidad; allá abajo, en el culito del estado.

Como era de esperarse, lo único que me pasa por la cabeza es beberme una cerveza luego de informar a mi gente de aquí que todo había salido bien, así que con mi six pack de heinequen debajo de un ala, caminamos hacia la casa.

Mi mujer me había guardado cena, me presento con los dueños de la casa, acotejo mi maleta, ceno y me preparo para quitarme un grajo contraído luego de haberme puesto la camisilla equivocada y la transpiración de un ajetreado día; paso al baño y no tengo que esperar los 15 minutos que tarda mi calentador de costumbre, el agua siempre está caliente o fría, pero oh sorpresa! Solo sale por la llave de abajo… jalo pacá jalo pallá, busco botones por todos los lados y nada, jalo la llave y me quedo con ella en la mano… que bien coyote… acabas de llegar a esta casa y ya la cagate… en eso  mi mujer toca la puerta entonces es que se acuerda por instrucciones de la dueña de la casa, de que yo no soy adivino y hay que jalarle una vaina a la pluma pa que el agua salga por arriba. Definitivamente lo que pone la gente blanca, no es el frío ni na de eso, pa mi que es el agua, porque uno como que se decurte en la primera lavada.

No hay que entrar en detalles de lo que pasa en la primera noche entre una pareja que se ve una vez al año, pero la idea que quiero que entiendan es que en NY, nada es lo mismo, to las casas tan pegadas y las paredes no son de concreto, así que es como aguantarse un estornudo; pero na, valió la pena.

El primer viernes me tocó juntarme con mi pana Eduard, visitar su casa y su familia, lo que implicaba coger el tren A de cabo a rabo; ese día entendí que allá, la distancia no se mide en metros, ni kilómetros ni millas, se mide en horas… yo vivo a tantas horas, eso queda a tantas horas de mi casa, es cuestión de hora y media, etc. Pero nada queda cerca, eso sí es un hecho… mi viaje era de hora y 45, sentado en un tren viendo pa fuera, oyendo música, leyendo un libro, durmiendo, contando paradas, mieeeeeerda!

Pero en fin, ese día fue el día del dominicano que visita NY; esta es tal calle, aquí vive tal tipo de gente, esta es la 42, este es el Time Square, este es tal puente, allá taban las torres gemelas, el museo de cera, believe it or not, madisson square garden, el Intrepid, Washington heights, Bronx y demás; casi veo a Lily, pero el tiempo no nos daba.

Lo que sí noté es que el bendito bajo a cigarrillo es un estándar, nuevayol hiede a cigarrillo y fritura, es como andar en villa mella, pero con ma gente; es una mezcla de Santo Domingo y Santiago, nada más de ahí, todos los sitios antes mencionados los vi por fuera, de verdad no me dio la gana de entrar; me llevaron de compras, mucha ropita linda; yo quería una cerveza, en un lugar tranquilo sin joder mucho; así que cuando pasaba el día, mis anfitriones Eduard y Stephany me llevaron a comer pizza y luego una margarita que se come con cuchara, que da duro, pero soportable.

Recogimos a mi mujer, que sale de trabajar a las 5:30 pero queda a hora y media de cualquier lado y arrancamos para Horus a terminar la noche… ahí bebimos cerveza, picamos algo, chupamos hookah, nos bailaron belly dance y hablamos muuuuucho; la pasé mucho muy bien, me gutó mejol, como diría Sammy Sosa, pero había que llegar, ay culo…. Hora y media en tren, pa la casa.

El sábado fue un día deseperante porque no salí, se me ocurrió esperar a mi mujer en la casa y eso fue apoteósico, cuando no aguantaba más, decidí salir a comprarme un six pack y un teléfono; anda la mierquina, debí calcular mejor; allá no puedes beber en el colmado (bodega) ni tampoco en la calle, tienes que comprar la jodía cerveza, devolverte pa tu casa y aentro, entonces es que puedes destaparla, yo, extraño en una casa desconocida, no salía del cuarto, 6 pequeñas de allá, me hacen lo mismo que una ligth de aquí, así que era una jartura que me daba a cambio de un simple y absurdo mareito, porque pasé una vergüenza al meter una cerveza en el freezer a las 8:30 de la mañana y el dueño de la casa la sacó, como que me dio cosa eso.

Cuando voy a comprar el celular, me encuentro una vaina de Metro PCS y entro, la muchacha ta hablando español así que le explico que no quiero nada caro ni un plan fuerte, que solo duraría 10 días allá, me ofrece un celular y un plan por 80, así que acepto, en eso sigue hablando con el novio y oigo que le dice:”Miiira! Me dijo la tía mía que te vio en la bomba de arriba en San José de las Matas con unas mujeres!”… ah bueno! Pero si somo compueblanos! Hablamos un rato pero yo no sé quien es ella ni ella sabe quien soy yo; pero ya toy conectao, el día se me hizo menos aburrido hasta que llegó mi mujer.

Esa noche me pensaba llevar a cenar a La casa del mofongo… bien, ella llegó a las 7 y yo ya tenía hambre, íbamos a salir con su prima, que conocí recientemente en SAJOMA, dan las 8, las 9 y yo deseperándome le pregunto que a qué hora es la cena…”aquí la gente sale a las 11”…. Eh… amol… yo no voy a salir con la gente de nuevayol, es contigo y tengo hambre hace par de horas y recuerda que eso ta a hora y media (ya le cogí el truquito) deja ir a bañarme; cuando vine de allá pacá, se había barajao la salida; yo creo que fue culpa mía, pero pa mi que tenía sentido, déjame hacer un paréntesi.

Yo tengo un problema de orgulloidentiditis aguda… yo no puedo llegar a un sitio y hacer las cosas porque ahí son así, si yo prefiero hacerlas de otro modo, eso me ganó una cortá de ojo ma palante, pero ya explicaré, si usted va a salir con sus amigos, salga con sus amigos, no con el resto del mundo, ojalá que te el sitio vacío, mejor, te atienden ma rápido; que nuevayol sale a las 11? Portamiesavaina, voy a salir a las 11, pa llegar a la 1, salir a las 3 y llegar a mi casa a las 5? No me joda tu, yo salgo cuando me da la gana y me conviene (y si, ya me jodí, pero na, esto iba en la parte 3, correspondiente a las conclusiones, pero lo quise poner en su contexto).

Salí de noche y con mi pantaloncito corto a comprar pizza en Little ceasar’s como to un degraciao allá ordenando y hablando inglé.

Ya de aquí palante, voy a resumir los otros días, este porque fue el primero, pero si sigo así, no acabo nunca:

Domingo:

Visitamos a mi hermanita Bárbara, nos iba a hacer algo de comer pero se le olvidó hablando; por suerte su eposo Robert se encargó de la picadera, nos jartamos y arrancó la bebedera, 60 cervezas, un trago raro pero bueno que hizo, un jhonny, un Barceló, la niña tomó teta; después una lasaña buenísima, hablamos hasta por los codos; Karina y bárbara dieron un discurso yo arranqué a hablar disparate, así que mi mujer me llevó por un brazo, dormimos todo el camino hacia la casa y a dormir se ha dicho.

Lunes:

Nos fuimos de compra, 2 horas pa llegar a Queens mall, buscando to los especiales pa comprar solamente lo que le quería traer a los niños de mi casa y un encargo de mi hermana, me antojé de par de cosas más pero eso era de esperarse; cuando iba a comer, dije que donde fuera que hubiese cerveza, ahí no venden, punto menos pa nuevayol; íbamos a visitar unos familiares de mi mujer, pero no cuadramos, cuando él llamaba mi mujer no lo sabía y cuando llamaba ella, no respondía él.

Martes:

Mi compadre Luis, viajó de Boston a visitarme, me recogió en la casa y me ofreció la misma ruta del Viernes, como ya la había recorrido, anduvimos Little Italy a.k.a. China Town (eplícame) nos dimos una jartura en Marisco Centro y se tuvo que parar conmigo como 3 vece porque yo me taba miando a causa de las cervezas, buscamos mi mujer, fuimos donde su tío, me dieron mucha cerveza diferente en busca del santo grial, seguían sabiendo a agua o malta alemana, cenamos y nos llevó a la casa, ese hombre vale oro, otro día que me gutó mejol.

Miércoles:

Fui a visitar a mis tías a sus casas, me recogieron en una parada, primero Edith, comida y cerveza; me llaman del banco que me robán el número de la tarjeta y la usaron pa comprar en internet, ya toy en nuevayol sin cuartos, por suerte no gasté el efectivo; me llevé las cervezas que sobraron y fuimos donde Tere, salimos a comprar algo para los niños y no lo conseguimos, me bebí las otras cervezas y cogí en tren pa la casa, esperé a mi mujer en la parada y nos fuimos a visitar unos amigos que viven cerca, cené yuca con huevo (así mimo, pal que no lo sabe, yo no como yuca ni huevo, pero revuelto sí y taban bueno) resulta que el señor de la casa era pana de mi difunto padre y hablamos un buen rato; taxi pa la casa y hasta el otro día.

Jueves:

Nos Juntamos de nuevo en casa de Bárbara, pero esta vez con mi pana Lenin y su esposa Nancy, ese día yo llegué primero, me fui a comer un buerger King y de ahí pa la casa de Bárbara, se me deprendió tremendo aguacero, llegué mojaito y tuve que secar el poloshirt en el abanico, luego echarme a Luna al hombro en lo que Bárbara se alistaba para ir a comprar pizza,  de allá pacá nos encontramos con Robert, le compré un vino a mi mujer y subimos a esperar que llegara; se hicieron muchos cuentos de los años de juventud, nos dimos una jartura y aunque no se bebió mucho, eso no fue necesario pa pasarla muy bien. El único inconveniente fue un apagón en el tren A que nos detuvo casi una hora, pero a las 2 y pico, ya estábamos en la casa.

Viernes:

Hoy me toca juntarme con Eduard de nuevo, como es al medio día tengo que estar a eso de las 10 en la parada; cojo mi tren y efectivamente el apagón sigue en pie, así que me paro en Broadway junction, cojo el L hasta la 8, cruzo a la 14 y cojo el A hasta la 160 y pico, cuando salgo me parece familiar y camino hasta su casa; ya soy un pro andando en NY; nos vamos a recortar donde Henry Hierro Jr. Recogemos sus niñas, comimos y a bbr! Primero margaritas en papacito’s, ahí me alcanza mi esposa y nos bajamos 3 tremendas copas; aquí ta to el mundo pendiente del juego de los Yanquees, cuando Stephany me pregunta que de qué equipo soy y le digo que yo no sigo ningún equipo de pelota, ahí fue que un moreno ensacao y con bufanda me miró por arriba del hombro, me cortó lo sojo e hizo medio chuipi. Luego para Ibiza a seguir le bemberria pero ahí no me permitieron empinar mucho el codo; me encontré con mi hermano Oscar. Eduard y Stephany nos dejan en la parada y de madrugada en la casa, a prepararnos para mi último día allende los mares.

Sábado:

Quedé que esa noche me juntaría con mi pana Albany, pero no tenía nada que hacer en el día, no me iba a quedar en la casa, así que ese día caminé con cojones; primero cogí la Mott Ave. En Far Rockaway y llegué hasta popeye’s a desayunar, luego me devolví hasta la parada y mi hora y media hasta la 125; ahí salí y cogí por ahí hasta la Broadway, bajé hasta la 114, me devolví para la amsterdam la crucé como hasta la 140 y ya que estaba por el barrio, caí en casa de Bárbara, la visité por última vez, me junté con mi mujer y volvimos pa la 125 a esperar a Lenin que nos pasaría a buscar; ahí dimos una vuelta por lo que sería una calle igualita a la restauración de Santiago y caímos en casa de Albany, que nos tenía unos tacos, con cerveza y culitos (eso ejun vino) yo no quería salir tarde, pero el ambiente y los tremendos tacos, nos etericaron el momento y esa noche llegamos a la casa a las 4:15 de la mañana; tomando en cuenta que el domingo, quería lavar, mi mujer me quería cocinar y venía de vuelta en el  vuelo de las 5, ya se imaginan el suicidio.

Domingo:

Como era de esperarse, despertamos a las 10 y pico de la mañana, ya todo estaba perdido; pero mi querida esposa me hizo pasar una mañana muy agradable, parte de lo obvio, fue así, un ratico muy nuestro, para hablar, relajar, tomarnos fotos (no con la cámara, porque por alguna razón se le jodió la batería) por qué no, tirar su lagrimita,  pero una despedida muy chula, no hizo falta la comida ni nada más, ya yo podía decir que tenía todo lo que nuevayol podía darme; así que partimos al aeropuerto, todo el tiempo hablando de planes, recordando los gratos momentos y planeando mejores; ya en el aeropuerto decido retirar todo mi actual semestre de diseño gráfico, porque por el viaje no iba a clases y otro punto que voy a tocar más adelante; cuando toy en el aeropuerto me recuerdo de un detalle muy importante… no he cagado! Es mi costumbre de cada día a las 6:30 a.m.… le digo a mi esposa que voy a miar y oh sorpresa, en el baño solo hay un inodoro y un orinal, ambos ocupados y la puerta del inodoro le da a uno como por las rodillas; y yo que me conozco.

Me acerco al orinal, meo, tranquilamente y me pongo a lavarme las manos en lo ke sale todo el mundo, luego de eso, me medio tranco en el bañito, literalmente, afino el oído que no venga nadie y racataplán! Así mismo, to la mierda de un fuetazo yo namá pensé, así, medio en el aire, espero no haber salpicao na, pero afortunadamente todo cayó adentro, me hago a un lado, para que se decargue automáticamente, vuelvo y me pongo en el medio y vuelvo y me quito, pa que descargue otra ve, porque era serio el asunto y salgo aliviado y feliz.

Me despido de mi esposa, sin muchos detalles pa que no se me aguen lo sojo, hago mi fila y todo bien, me semi encuero pa pasar mis objetos  y manosarriba en el scanner, recojo todo y entro, compro un pedazo de pizza y una cerveza, que fueron los mas caros de mi vida y me monto en un avión con apenas unos 30 pasajeros, a esta altura del año, nadie viene de allá, salimos temprano de todo, caí en Santiago antes de lo esperado y vine manejando a Sajoma sin contratiempos, en mi casa me esperaban unas 4 cervezas de verdad con un salami GT picaito en limón, que no pudo ser mejor bienvenida; 1:30 de la mañana y el coyote está en su casa, con esa mezcla de sentimientos que ma palante explico.

Lunes:

Entro a trabajar y me encuentro mi carta que dice que he sido cambiado de Administrador de Sistemas a Auditor de Sistemas y Tecnología, oigan que si Dios existe…

y otra ve, coniniud ma palante....

...Cø¥ôTë...


3 comentarios:

WhiteStraitjacket dijo...

Coyote, balbaroooo! Hacias falta por estos lados!

Te prohibimos terminantemente dejar de bloguear!

Un abrazo, bro!

Anónimo dijo...

Coyote y ya tu no fumas??????

Coyote Dominguez dijo...

no señor, ya no