Mi Canción

viernes, junio 17, 2016

De 3 a 2 patas



Bueh!!.. Sucede que hoy fue lo que espero sea la última visita al ortopeda, solo para control y determinar ya a 15 días del vencimiento de la licencia, si las cosas van como deben ir.

Llegué con el pie menos hinchado de lo que se esperaba y acompañado de mi querido pajón [mi hija, pal que no lo sabe] y de inmediato me pasan a la camilla y me pregunta que si sólo traje un zapato… eh… mihermano, lo último que hablamos es que debía durar 15 días sin apoyar el pie, para qué rayos voy yo a ponerme un zapato?

Pero nada, me quito el zapato que tenía y me paro a apoyar mi pie… me sube un corrientazo por toda la espina y medio me abandonan las fuerzas, pero delante de mi hija, tengo que ser super papá y alcanzo a pararme sin plegar la cara.

Entonces me pide que dé unos pasos, que puedo ayudarme de las muletas y me explica el procedimiento: muleta-patabuena-patamala… así que consigo dar un semi paseo por el consultorio y eso es suficiente para pasar al nivel de fisioterapias.

Bajo al departamento en cuestión y luego de durar media hora escuchando a dos señores medio halitosísticos narrando sus memorias, uno a cada flanco de mi silla… y yo con dos panes en el estómago.

Luego, me libran de mi tortura y me pasan a la terapia… no es más que unos 15 minutos con un aparatico que le da una serie de corrientazos a uno y cubierto con toallas calientes, con la advertencia  de que le avise cuando me empiece a quemar; eso no pasó, así que entonces me soban un aparato del que no siento nada, pero parece que algo hace; terminado ese proceso viene la sobadera y movedera para todos los lados y dedo por dedo y fuerza por aquí y por allá… la verdad que pensé que se convertiría en tortura cuando me comenzó a mover cada dedo en círculo, empezando por el único no roto, pero me fui percatando de que mi pie está mejor de lo que estaba, a medida de que fue cambiando y el dolor no llegó a ser insoportable.

Cuando subieron una silla a la camilla, confieso que me bajó un a gota de frío sudor por detrás de la oreja izquierda, pero igual que antes, los ejercicios fueron una tortura para mi tobillo, pero una alegría al notar que las fracturas no duelen demasiado.

Entonces me indicó el proceso a seguir para comenzar a caminar con las muletas: muleta-patamala-patabuena… bien… ah? Pérate… hay un fallo… el ortopeda me lo dio de otra manera… nah, yo le encuentro el truco, aunque en algún punto del proceso se incluyan los pasos culo-codo-cabeza… yo aprendo.

Tengo que darme terapia 3 veces a la semana y durante un mes… jmmm…

Ok, ya pedí por internet el aparatico que da corriente, pienso acelerar el proceso de caminar y ya vi en youtube como 10 videos de terapia y recuperación… la meta es reducir todo a menos de 15 días y retornar al trabajo justo cuando tenga que hacerlo; ahora arrancan las dos semanas más dolorosas del tiempo reciente, pero las pienso disfrutar con el más optimista masoquismo.

...Cø¥ôTë...