Mi Canción

viernes, diciembre 09, 2005

El patito Feo

En un Campo de San José de las Matas, vivía una pata de la vida alegre, que un día de Brugal y Whisky del malo, perdió los estribos haciendo un Gangbang con todos los animales de la granja (Todos se pusieron de acuerdo con que el Burro sería el último)

Al otro día se encontró con una resaca de to’ el largo y se bajó una pequeña para ver si mejoraba el malestar; salió a dar una vuelta pa’ ver si el sol le hacía abrir definitivamente los ojos, pero regresó espantada con las alas en la cabeza pensando: Pipo! Qué fue lo que hice anoche!!?? Cuando vio que todos los animales (incluyendo al burro) le picaban un ojo o le mostraban el miembro, sacando la lengua.

Para ir de mal en peor, después de par de días, fue a la farmacia “El Pato vigoroso” en donde sostuvo una conversación con el dependiente:

- Hola mamis
- Ay Gutavos, deja tu vayna, que toy mala!
- Yo no lo dudo jeva, yo sé que el burro tiene su vayna, pero yo duré ma’ que’l puerco y ma vece quel conejo.
- Mira freco, pásame argo pa la nausia que me la he pasado gomitando tueto día.
- El Pato, se puso Chivo…
- Ehhh, nausia? Ehhh.. toma ete chicharroncito, que al puerco le dio una vayna la noche aquella y dejó de comer, parece que se enamoró de ti (con el animal) y anoche se lo lambién ante que rebajara ma.
- ACO!! Chicharrón, quítame esa vayna de ahí, que eso jiede a eterilla de burro.
- Ay Coño!! Ta preñá, yo sabía que yo no manco una… Mira cómprate una prueba de embarazo mejor.
- Mira azaroso, que se te vuelva la boca el chicharrón que te ta jartando, que yo me amarré hace mucho!
- Que te amarrate? Mira mija, yo tengo como 27 “nudito” regao por la granja, ame caso y ate la prueba.
- Ay tu cree gutavo? Mira que si e verdá tu va a tener que reponder, el único que podía sacarse un premio esa noche fuite tú.
- Gustavo, le entregó la prueba y le dio un apretoncito en la mano – sí mamis, yo seré un padrote, pero lo 27 patico.. no 26 porke deseredé al que me salió voltiao… toito tienen mi apellido.
Así Gertrudis Candela se fue pa su casa, rezando La Magnífica y ofreciéndole misa a to lo santo, pa que diera negativo.
Pero el destino quiso que Gertrudis y Gustavo fueran marío y mujer y la prueba dio Positivo.
Pasados 2 días buscaron al burro pa que los casara y después de echarle tre degracia al “Cura” pa que dejara de santiguarse con su “Vayna” se dijeron el sí mutuamente y se fueron pal “Motel el Granero” a dormir, porque Gustavo Cojiahí se dio un jumo con los amigos y no levantaba ni los párpados.

Así se fueron los días, entre jumos de Gustavo y la nueva esposa Gertruis Candela de Cojeahí, haciéndole ojo lindo al conejo del que no se había olvidado.

Un buen día Gertrudis pega un brinco del nido
- Er Diabló!! Me picó una vayna en el culo!!!
Pero fue el pico de uno de los 14 paticos que nacía en ese momento, pero el Huevo más grande y al que Gertrudis maldijo cuando salió por haberle recordado al burro; no salía.
- Ay coño, le calló la mardición al condenao ete, pa mi que lo aborté.

Pero par de días después que ya taban decididos a freirlo pa la cena, sacó el caco, el tremendo caco negro y dijo algo como Cuac! Pero como en un tono de vómito.

- Ander Culo!!! Me mata gutavo, pero yo no vi que Cirilo el cuervo tuviera ahí esa noche.
- Llegando Gustavo y viendo el espectáculo, buscó la mamajuana, se pegó un trago – Ehh Trudi, búcame el tirapiedra, que aquí va a haber sangre hoy, y no e de pato.

- No ombe guta, tú sabe que esa noche pasaron mucha cosa de la que no me arrecuerdo, deja eso así, tal ve blanquea con el tiempo.

Aceptando las súplicas de Gertrudi, Gustavo decidió reconocer al fenómeno, pero pa vengarse le puso el nombre de Porfeo, así que desde aquel día, el patico careculo se llamaba: Porfeo Cojeahí.
Un día jartos de tener al patico econdío y de meterle embutes diciéndole que si no cogía sol, se iba a poner blanquito; se atrevieron a salir todos juntos. Ander diaaaantre…

No bien salieron afuera en fila los 13 amarillitos y el prieto de último, llamaron la atención y Gustavo se llevaba la peor parte:
- El diablo! Que vayna ma fea – Vociaba el Ganzo
- Gertrudi se te salió un mojón fue? – Más atrás el Gallo
- Gutabo, tú ta seguro que eh tuyo? Esa no será la punta del Burro? – Puerco y Perro
- Mihermano, uté me ecusa, pero ese e mío dondequiera que vaya – Dijo el murciélago fumándose un Constanza en la corniza de la casa.

Gustavo apretó el pico y escarbando sacó tres peñones con los que apió el murciélago, le hundió el hocico al puerco y capó al perro, le dio un cocotaso a Porfeo y se fue a beber a la barra “La Tetela vaca” y le dijo a Gertrudi – Mira coño, otra vergüenza así no la paso, coge el adefesio ese y dale tre pasito, cuetión que no te en la casa pa cuando vuerva, o tu va a ver lo que ejun pato encojonao – Se acomodó el tirapiedra y se fue a beber.

Gertrudis, cuero y to, era madre, así que no quiso envenenar a Porfeo y le dijo que era mejor que se fuera, porque Gutavo borracho da pa cualquier vayna. Le dio cuartos pal motoconcho y le dio un rosarito pa que la virgen lo acompañara.

Así el pobre Porfeo, dejó la granja y caminó desanimado por la San Juan, cuando llegó a la parada de El Rubio y se iba a montar en una guagua, cuando le dijo el chofer: Hey, Hey, Hey!! Pa dónde tú cree que va?
- Pa dónde va a ser, pa Nuevayor? Ahora se yo que la daihatsu hace aviones…
- Mira coño, cara cagá, quítese de ahí váyase a picarle en la vista a otro.
- Y qué vayna eh? Lo cuarto mío son cuadrao eh?
- Ah, pero aparte de feo, malcriao… tú no cree que ya tu degracia e mucha con esa cara?
- Mierda Don, pero déjeme ir atrá aunque sea!
- Ta bien súbete, pero tápate, que me epanta lo pasajero, depué creen que llevo un bacá aquí.

Así emprendió Porfeo el viaje hacia la puesta del sol. En el camino sierra adentro, pensó que si le daba los cuartos al chofer, no iba a poder comprar na pa cenar, así que cuando iba por el puente de Inoa se tiró de la camioneta espantando a 3 lechucitos que jugaban a mamá y papá en una peña.

- Diablo quejeso!!??
- Ehh, uté se vio en el epejo mi hermano? El burro diciéndole orejú al Conejo…
- Care Culo pelú.
- Care Chocha
- Y dice el Lechucito – Diablo, e verdad que pareco una chocha rasurá, ay dio, vamo a seguir jugando, pero ahora yo soy la mamá.
- Ay coño, pero si son cundango lo 3, na me largo…
- Vete Cariño que de eta media manzana no come tu.
- Dio me libre!

Sigue Porfeo su camino y cuando las tripas le hacen un ruidaso en el Buche, se mete a una casa a ver si encuentra que comer. Pero como el pobre ya de noche no se veía muy diferente a una cacata gigante, llevaba un escobazo atrá de otro y así hasta que le entró a cocotazo a par de pollitos que comían en un patio y les dijo que si no le daban comía, le iba a salir cuando tubieran durmiendo. – Coño, si no le saco ventaja a la feura, me muero de hambre.

Al otro día despertó asutao porque lo puyaban con un palo y eran do pecadore que lo confundieron con una jaiva, pero al ver que Porfeo parecía un pato decidién dejarlo porque “Con la cosa der Diablo nadie se mete”.

Porfeo les mentó la mai y salió degaritao por un monte.

Sentao en una peña vio pa arriba y vio unos cisnes que pasaban volando y pensó – Coño, la verdad que la vida e una jodienda, porque si yo fuera un papi como eso, vuelvo pa las matas y me doy las carajitas de to lo que se reyeron de mi y se las dejo toa preñá, pa que sepan quien e Porfeo Cojeahí.

Mientras pensaba en eso, le dio sueño y hambre, así que salió a buscar dónde quedarse y se encontró una cabañita que parece que la usaban pa meter droga, pero taba abandonada y tenía par de sacos de mariguana que Porfeo cogió de colchones, cuando tenía frío, decidió quemar una hojita, salió un humito que se le metió por la narice y así se le olvidán to los problemas y se pasó un buen momento Happy. Cuando recobró la cordura, pensó que oliendo de eso ya no necesitaba pegarse un tiro y así se pasó los días, oliendo hojas y haciendo estupideces, haciendo mate coco en el río y ladrándole a todo el que pasaba, pa que no fueran a llevarle el vicio.

En eso se pasó un buen tiempo hasta que un día decidió salir a ver si conseguía comida ya que la metedura no lo taba alimentando, pero como había pasado tanto tiempo “volando” no se había dado cuenta que había crecido y ya las plumas no eran negras sino blancas, no era alitraniao, sino que tenía unas marditas alas ma larga quel carajo. Así que se fue a ver al río y vio que era un cisne.

Dio 10 brincos y le agradeció a la virgencita por la yerba milagrosa, cargó con un saco y emprendió el vuelo de vuelta a casa.

Cuando aterrizó en la granja, se voltió todo el mundo a verlo y las patas babiaban cuando caminaba (igual lo hacía el patico que negó Gustavo, pero aún no sabía que era su medio hermano).

Fue a la casa de Gertrudi y esta inmediatamente le dijo:
- Ay Coño que papis!!!, mira cariño, son $200 por el trabajito y $500 si me saca de aquí, pero por ser a ti te le bajo $50.
- Mira! Cuero er diablo! Soy yo Porfeo, me metí una vayna que me volvió un jevo, así como me ve y vine a poner un negocito aquí y a darme a to la carajita del barrio, a ver si entre la venta y el trabajito de Cuero Macho, me hago de cuarto y me voy pa los nuevayores.
- Ay mijo!!! Jejeje.. tú no sabe de relajo eh? Si dede que te vi supe que era sangre mía.

Así se regó la voz de que Porfeo cojeahí se volvió un chulo oliendo yerba y todo el mundo iba a comprar el milagoso “incienso”.

Con el tiempo Porfeo desarrolló una viveza pa los negocios y andando de granja en granja descubrió que en realidad era hijo de un cisne maricón que se había dado un jumo la noche aquella y creía que si resolvía a Gertrudis, el Burro le haría el favorcito a él tambien. También supo que el incienso era Mariguana y que no ponía bonito a nadie, pero como ya todos en la granja eran adictos, las ventas no iban a bajar. Puso a Gustavo de guardepalda con su tirapiedras y a Gertrudis le montó una cuerería pa que dejara el oficio y se sentara a vivir de “la renta”.
El murciélago dejó los Constanza por el porrito de Porfeo y se convirtió en el mejor cliente del negocio.

Como el perro no preñaba, se unió a la cuerería de Gertrudis y hacía estriptis pa las viejas sinvergüenzas que decían que iban pal Bingo y terminaban viendo el Show del "Hot Dog".

Así vivieron muchos años y Porfeo se cambió el nombre a Quirino, se dio la gran vida y era dueño de medio país, hasta que un día lo agarrán con un cargamento y lo etraditán pa nuevayor cumpliéndose por fin su sueño anhelado.

Y colorín colorado, este cuento se ha terminado.

3 comentarios:

GirlFromSantiago dijo...

Diablo! Malvao loco, me tienes muerta de la risa aquí, especialmente la parte donde se cambia el nombre a "Quirino" :D Hahahah, te la luciste... no puedo esperar al próximo... Tu #1 Fan...

v4mp1r3x dijo...

esta vercion si esta buena bros, na cuidese y pa lante, ah te puse un linck, el mio es http://elorlandesdominicano.blogspot.com
cuidese.

Harold Martinez dijo...

Bárbaro...

"Sentao en una peña vio pa arriba y vio unos cisnes que pasaban volando y pensó – Coño, la verdad que la vida e una jodienda, porque si yo fuera un papi como eso, vuelvo pa las matas y me doy las carajitas de to lo que se reyeron de mi y se las dejo toa preñá, pa que sepan quien e Porfeo Cojeahí."

El sueño americano versión campo.