Mi Canción

miércoles, diciembre 21, 2005

Jotas Café Bar

No puedo dejar de postear, sobre el que fue mi 2do hogar por un buen espacio de tiempo...

Hace unos años (Jota, ayúdame ahí) mi Hermano y mejor amigo Jota abrió un bar en SAJOMA para los días de Semana Santa... no recuerdo bien el día, pero una turba de unos 8 bebedores, se dedicó a la elaboración del sitio.

Temprano en el día arrancamos a beber cervezas y serruchadera, con pintadera y ruido, y cervezas por todos lados. Yo me integré medio tarde en la noche, puesto que vivía en Santiago, pero llegué y hasta tarde en la noche nos quedamos en eso, al otro día la faena no fue menos tediosa, pues la idea era tenerlo listo para esa noche, hasta que al fin lo conseguimos... el bar abrió.

Jota empezó a aprender a hacer tragos, así que usted pedía una vayna del menú, y Jota agarraba su recetario y arrancaba a leer el asunto de medidas y mezclas, preparaba Piña colada, pero el asunto de tener que fregar la licuadora cada vez que a una joven o a un afeminado se le ocurriera pedir el traguito aquél, desencantó a Jota de la idea, así que dejó de venderlas.

El hombre se fue puliendo en el asunto y ya se sabía muchos de memoria o le había cambiado el sabor a unos tantos, pero como aquí namá se bebía cerveza y romo, nadie sabía mucho de lo que era un coctel, o por qué un ruso blanco a veces salía negro, que si sabía mejor algo con crema de leche que con leche "La Vaquita".

La mayor atracción del bar era Greicy, sí la misma que ahora es esposa de Jota, cuando eso era su empleada, su control, su cuiadadora y su contadora (lo único que ha variado es lo de empleada), era la única cosita agradable que tenía el bar y si usted llegaba muy temprano y estaba sólo, sentarce a hablar con Grey mientras se daba un traguito, le arreglaba el día a cualquiera.

El pana era bien estricto con el asunto de la música, ahí nadamás se oía la música que a él le gustaba, no se podía oir merengues ni bachatas que no fueran las de Janlí (apócope Joelístico de Juan Luis Guerra) y el que le hablaba de Toño Rosario, fácilmente terminaba fuera del bar abrazao de Jota explicándole por qué no podía volver a entrar.

El bar era el punto de reunión de todos los jóvenes a los que no nos gustan las discotecas, de viejos bohemios y de vez en cuando se colaba uno que otro plastiquito y personas de otros gustos, que se salían sólos cuando se daban cuenta que ahí se gozaba como hermanos o no se gozaba na.

Había un grupo de insignes bebedores de los que no recuerdo todos los nombres, pero no puedo olvidarme de Chepín, quien nunca salió sobrio del bar, pese a que jota siempre le decía que llegara borracho allá y se bebía par de tragos, porque emborracharse en Jotas le iba a salir más caro.

Hablando de precios, no era caro na, yo llegué a beber Tequila a $30 el Shot, a $20, fiao y gratis... se preguntarán cómo es el asunto de gratis... Una noche como tantas, 2 de la mañana, el pueblo duerme, pero en Jotas quedan 5 borrachos, entre los que se encuentran Jota, chepín y yo, claro; con una botella de tequila apostando que el que se beba el shot más rápido de la ronda, no pagaba.. como a las 3 rondas:
-Jota- Eh.. ven acá (al único que no estaba bebiendo)
Jota mira la luz a través del shot y dice: - Este vacito cuesta $30, tú crees que está barato o caro?
-pariguayo- Ta caro
-jota- Cuánto crees que debe costar?
-pariguayo- $20.00
-jota, llenando todos los vasos- a veinteeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!!!!!
-demás borrachos - a veinteeeeeeeeeeeeeeee!!!!!!!
Terminada esa botella, jota saca otra de abajo del mostrador
-jota- Esta va por la casaaaaaaaaa!!!!!
-Demás borrachos- Por la casaaaaaaaaa!!!!

En Jotas se celebraban cumpleaños, en estos se cantaba, se bebía hasta más no poder y cuando estaban todos borrachos y generalmente el festejado ya se había ido, era que se celebraba con cojones. Excepto en el cumpleaños de Richard, donde mi ahora esposa y yo, sin poder con más alcohol, nos acostamos a descansar en el carro y cuando abrimos los ojos, vemos la camisa de Richard enganchada en la puerta del bar y Richard (bañado de bizcocho) haciendo un strip tease encima de 2 banquetas, mientras los demás se tiraban bizcocho y cerveza.

Frente a Jotas vivían dos viejas Jamonas que cada semana mandaban un policía a cerrar el bar porque hacía mucho escándalo; pero quién puede con jota? a los 5 minutos taba el policía en la barra con una cerveza en la mano vociando con nosotros.

Como yo era de confianza, a veces me ponía en el mostrador a despachar tragos, o a poner la música, en eso se me ocurrió inventar un trago al que nombré "El Diablo y su Mai" que consistía en: Vodka, Tekila, 151, Amargo de Angostura y Licor de Granadina pa darle el color diabólico... la primera vez que me metí dos shots de eso, duré una semana cagando verde y la segunda vez, lo preparé en un trago corto y casi peleo con un sobrino de jota que estaba allá, aunque ya me perdonó aún le debo aunke sea una cerveza por lo estúpido de mi comportamiento esa noche.

Dos clientes enseñaron a jota a hacer el "Flat Liner" y era uno de los traguitos más famosos, pero yo nunca lo pude hacer, porke se me mezclaba el tabasco con el tekila y la zambuca, así que no era fácil bajarse el brebaje.

Cuando se pegó Joe Vasconcellos con la canción "Huellas" yo me hice famoso, porque sacudía las caderas al ritmo de las percuciones (Con eso conseguí a mi esposa, pero eso será en otro post), así que cada vez que ponían esa canción, el bar entero volteaba a verme bailando; el degraciao de jota sabía que pa eso era que la pedían y aunque ya le tenía odio a la canción, me hacía dar dos o tres shows por noche, sin paga.

Lo que sí agradecía era 19 días y 500 noches de Sabina, pues eso me garantizaba un baile con Raquel; la única otra a la que le faltasen tantos tornillos como a mi, para bailar eso frente a todo el mundo.. y gozarlo.

Dentro del bar no se podía fumar, un día se arma un olor a cigarrillo en medio de una gozadera tremenda, así que jota (siempre jota) baja la música se para en el mostrador y vocea que dentro del bar no se puede fumar; el carajo salió medio ofendido, pero después entendió que por un capricho no podía perderse la única opción de salida en SAJOMA.

En Jotas nadie se aburría, si a usted no le interesaba la música que sonaba, o las conversaciones que se estaban tratando, se podía embullar viendo un abanico sarambático, que parecía como borracho, pues nunca podía completar la vuelta y se decocotaba pa quedar colgando e intentarlo de nuevo, asustando a los que no le conocían y que estaban sentado bajo el mismo.

En Jotas era el único bar en el que usted podía pedir un trago de Mamajuana, lo curioso es que la botella en cuestión llegó al bar, porque un día que llegaba de Santiago, entré y andaba con ella en la mochila, así que la saqué y pedí prestado un vaso, cuando me la bebí la dejé en el bar y con el pasar del tiempo, Jota me aseguraba que yo se la había regalado.

En jotas había una copa de esas gigantes que se usan para decoración, Jota podría decirles exactamente, cuántas cervezas pequeñas coge... y no crean que las midió con agua.

Pero nada señores, todo lo bueno dura poco; por razones que a nadie le importan, Jota decidió mudarse de SAJOMA, el bar se quedó con nuevos dueños, pero Jota ya se había llevado la esencia, la magia y lo que hacía el lugar diferente; con el tiempo los nuevos dueños se descuidaron hasta el punto que se oía a Toño Rosario y demás familiares, yo no volví por la misma razón por la que no veo a los muertos en un entierro, prefiero recordarlos como eran cuando estaban vivos.

Ahí dejé las mejores noches de mi vida, compartí con mi mejor amigo y bebí los mejores y peores tragos de la tierra. Compartí excelentes noches con mi esposa, mis primos, Mqt, la "cikita", compañeros de trabajo, desconocidos y conocí excelentes personas en un reducido espacio de unos 12 Mts cuadrados.

Ahora tengo que beber en mi casa o en casa de mis compañeros, pues nadamás quedan discotecas o cafeterías con un musicón en el que no puedo sentarme con un amigo a contarle mis problemas, o con mi esposa a decirle cuanto la amo... dónde sólo me venden Brugal con Cocacola (no saben lo que es un cuba libre) y cervezas.

Hace poco abrieron un barsito, no tenía música -Como Jotas al principio-, no tenía muchos tragos -Como Jotas al principio-, los tragos que tenían no sabían como debían saber -Como jotas al principio-. Pero no tenían a Jota, como desde un principio, con su narizota y sos 47 dientes detrás del mostrador extendiéndome un vaso para que probara su último experimento químico.

No siapuren, algún día en sajoma estará "Coyotes café Bar" y yo no tendré la nariz ni los dientes de Jota, pero me faltan casi los mismos tornillos y voy a hacer lo posible por seguir sus pasos...

...Cø¥ôTë...

11 comentarios:

v4mp1r3x dijo...

no hay nada como un bar con un dueño con carizma.

Cø¥ôTë dijo...

Es en serio ke mi meta es poner uno akí, ojalá que cuando así sea te puedas dar una vuelta por akí, para hacer una noche de HDS y Búnbury ;-) lo que usted beba va por la casaaaaaaaaaaa!!!!

Pilar dijo...

Oye, qué jumos sabía darme yo en Jotas Café. Yo era asidua al bar, hehehe, fui más veces que mucha gente que vive en Sajoma, pues mi amigo Joel era el dueño. Los fines de semana que pasé en Sajoma fueron super especiales, conocí mucha gente allá, como Greicy, Melvin, Elizabeth, Richard, Jazmina.

Hicimos varias cherchas allá. El otro día me puse el T-shirt del concierto de Absinth para ir al gimnasio y recordé las noches en Jotas Café.

Qué risa con las doñas del frente, que llamaban a la policía, hahahaha. Y con los tigueres encuerándose ahí.

Greicy, dame un "isla azul", hahahah, para terminar con la lengua de color azul turquesa.

v4mp1r3x dijo...

jajaja
leche con cuchillos, cuando temos en la chercha lo hacemos pa tua las mesas, a ver quien lo aguanta.

Pilar dijo...

Ah, otra cosa. Cada vez que escucho la canción "Cuídate" de La Oreja de Van Gogh sólo me acuerdo de Melvin y Greicy.

Cada vez que iba me metía en el bar y ponía música también. Joel decía que todos podíamos pedir lo que sea en cuanto a música, siempre que estuviera dentro de sus gustos, hehehe.

Ah, y Joel no dejaba fumar a NADIE dentro del bar, eso era completamente excelente.

v4mp1r3x dijo...

a mi me gusta sajoma, el friito y el pueblo como que es vien chevere sin dejar a tras a las mujeres que son las mas bellas de la provincia por lo tanto del pais, recuerdo que taba aficiao de una tipa en utesa de pa'ya
la cual por tar de pariguayo no me di.
pero na, la vida sigue.

Jota dijo...

bueno bullo!!!

si, mi muy apreciado y querido flax, el bar abrió exactamente unos pocos días antes de Semana Santa de 2001 y como dices fue toda una época, el bar en si no duró mucho, pero el tiempo que duró fue bien vivido.

y como siempre digo, JOTAS no hubiese sido realidad sin el invaluable apoyo de Geraldo (Gerald) Mercedes Carvajal y Tony Pérez ambos muy creativos y con mucha voluntad de trabajo.

JOTAS es una muestra de cuando se quiere hacer algo se hace, y si no fuera gracias a la intolerancia de alguien con poder (en esos momentos) en el pueblo de Sajoma, aun JOTAS estuviera abierto.

el sol salía de entre la barra del bar de JOTAS durante las noches bohemias, hay montones de anécdotas de montones de vómitos en el baño y por los calles colindantes, de alegrías en algunos y por que no, de tristezas en otros.

JOTAS en su haber: llevó un concierto del carajo (grupo Absinth), el primer y hasta ahora el único concierto de música electrónica encendía, dos cumpleaños apoteósicos (el de Rossy Salcé y el de Richard Payams), las canciones y encanto del grupo del Maestro Toribio, entre otras descomunales expresiones de alegría, entre ellas, bailes de strip tease y jumos colectivos.

allí conocí (de manera tardía) al buen amigo de Dario Payamps a Eladio, el mismo Chepin, a Raquel, donde también se estrecharon lasos de amistad con la misma Ely, varios amigos de Jánico, unos "marditos" locos llevados por Dinorah desde Santo Domingo, que hoy por hoy tengo algunos encuentros como el caso de Luis Guareño entre otros.

Allí conviví buenos momentos con la que hoy es mi querida esposa Greicy García, que en ese tiempo era mi mano derecha, mi apoyadora amiga.

en fin, muuuchas cosas porque recordar JOTAS. a veces me digo: "y que tanto el fuñir con ese recuerdo, con rumiar ese pasado", lo que pasa es que fue tremendo y por mas que uno quiera, llega a tu mente como dulce agua fresca y una agradable sonrisa viene a tu rostro. lo que pasa que JOTAS fue un bar para Sajona, sin temor a equivocarme, el pueblo mas encantador que tiene esta media isla.

JOTA

Cø¥ôTë dijo...

Diantre sí, la verdad que Gerlald y Tony se fajaron en la reconstrucción del local...

Absinth y Dosamantes, los dos únicos, exclusivos y excelentes invitados que tuvo Jotas...

El Maestro Toribio, diantre yo admiro la dominicanidad de ese tipo, gozaba un mundo tratando de seguirle los pasos en su baile Guloya...

Eladio fue el carajo que salió ofendío por el cigarrillo, pero después se convirtió en uno de los mejores clientes...

Recuerdo la canción "Cuídate" una de las pocas en que no desafino, pero Greicy la canta excelentemente bien... y quién puede olvidar kutá kutá???

Y sí, yo soy uno de los que vomitó el baño de Jotas, un día llegué prendío, Edwards me brindó una copa de vino, fui al baño la vomité y pedí otra... pipo, qué días esos...

Lau dijo...

Me encantó la historia sobre todo porque he compartido con Joel y defintivamente es una aventura!

Greicy... ella es tan linda que uno siente paz cuando habla con ella.

Es demasiado chulo tener recuerdos con este grupito de gente.

Pilar dijo...

Ay Lauronga, y tú no sabes nada, en esos tiempos de Jotas nos divertimos demasiado, hehehe. Greicy y yo nos tiramos par de striptease, ya que éramos las últimas mujeres en salir del bar, porque yo me quedaba en casa de Joel. Siempre salía bien prendía de ahí, hehehe.

Lo único que me killaba era cuando ponían la canción "Huellas" de Joe Vasconcelos, esa canción me tenía harta.

Dario dijo...

La verdad es k kizás esté un poco tarde para este comentario pero no sabia de este blog, pero kuando escucho kualkier comentario de lo k fue o lo k era un dia en sajoma con Joel los k lo conocemos sabemos k obligatoriamente necesitabas estar preparado mentalmente para entrar al loko mundo de los bebedores sin etiketas. Las noches en el bar no tienen comparación y es algo k recordalos me dan deceos de cojer pa sajoma ahora con la esperanza de encontrarme con la mate tigueres de ese entonces.

Luego llegaron replicas de esos momentos pero ya en una casa mas loka k el diablo en maimon donde ya se compartia con la familia Tavares, pero kon el mismo grado de alcohol. ESpero k todo lo expresado tanto por Jota, Coyote y todos los k disfrutaron por lo menos una noche en Jotas podamos juntarnos de nuevo.