Mi Canción

miércoles, noviembre 09, 2005

Encuentro en Casa de Grecia

El pasado Sábado se celebró en la casa de la señora Grecia Goris, lo que fue el 7mo encuentro de empleados de la cooperativa San José; esta vez patrocinada por los departamentos de Legal, Mercadeo e Informática.

Se dieron cita desfilando por la alfombra marrón, las más notables celebridades de la empleomanía de la institución financiera.

No faltaron las mega divas que hicieron muestra de sus mejores atributos, ni los distinguidos caballeros de la alta sociedad que llegaron con un delicioso tufo a Ron Brugal desde antes de empezar la esperada bemberria.

Luego de un buen rato entre tragos, cigarrillos, disparates, bailes buenos, baila malos, habladores, alegrías borrachines y gerentes cantores… se procedió a la degustación del plato central.

A un lado de la actividad se encontraba hermosamente montado en par de anafes de aro de carro; un pailón de mondongo y otro de Arroz, seguido de una mesa de carne de cerdo salada (para los que privaban en fruta fina). Una Hermosa vajilla china (made in taiwan) completaba aquella sin igual delicia estética.

Como Haitianos en tiempos de duvalier, gerentes, presidentes, encargados, mega divas y borrachitos, se abalanzaron sobre el manjar cual pirañas a vaca moribunda.

Que preciosas se veían!! Las megadivas enganchando su glamour en un clavito y engullendo tripas y “tuayitas” del costoso manjar.

Luego de panzas brillosas y eructos con aroma oreganil…. Siguió la bemberria; pero ya uno de los finos asistentes se había ido con el pretexto de que tenía un añejo en la cabeza, desde las 12:00 m. (y si le digo que eran las 11:00 p.m. el pobre tenía sobrados motivos para bajarse una rapidita y rezar para amanecer vivo).

Saludamos la extraña presencia del reservado Ingeniero Rojas, que por primera vez se deja ver en una actividad de la cooperativa, aparentemente la mujer le negó el permiso, pero él, ni tonto ni perezoso, le hizo un brebaje que la puso a dormir por la media hora que duró en la actividad.

En medio de la actividad se presentó un canino que por más patadas, corridas y platos de mondongo que le dieran, no se movía. Ya al final se trataba como parte de la familia.

Igual se presentó un caballero que llegó saludando a todo el mundo, como parte de la familia. Luego de darse un par de vasos de licor (que dicho sea de paso, no le hacían falta) se fue y al rato volvió en busca del moro perdido. Después de tumbar y levantar la vajilla unas tantas veces, se bajó su cena y desapareció como por acto de magia.

Otra de las megas, casi le hace pasar una vergüenza a un capitaleño que estaba de afrentoso, sacando a bailar a toda falda que le pasara por el lado; pues esta ni p’uel diablo se quería parar a bailar.

La Señorita Miss República Dominicana, hija de los anfitriones, se pasó la noche entera aguantándole muela al hermano y chaperón de una de las divas.

Hubo dos de las Mega D (Mi nueva expresión para Mega diva, se pronuncia Megadí) asistentes que se fueron calladitas y a la hora de subir a una pasola, parece que les daba vergüenza que las vieran, pues a una le dio un ataque de risa al ver el transporte y se fueron más abajo dónde el chofer del vehículo fue a buscarlas y luego pasaron los tres montados y con el pecuezo virao pal otro lado de la actividad, pues creían que pasarían desapercibidas.

Pasaba el rato, y los más prudentes se marchaban satisfechos, cada uno con sus platazos en mano (para familiares y vecinos), entre estas, estuvo una de las encargadas de Mercadeo que pasó casi de puntillas, creyéndose inmune al ágil ojo de quien escribe.

Muy tarde en la noche, los anfitriones ya Jartos de nosotros, guardaron todas las sillas y metieron como 4 pasolas en la casa (suponemos que se cogieron 2 prestadas para lograr el efecto) Pero de nada sirvió.. si hubiesen usado la cabeza, escondían el alcohol, donde los abusadores que quedaban, no lo encontraran.

Brilló por su ausencia, el Encargado del departamento de informática, el cual, puso el pretexto de que tenía visita, para ocultar la fiebre que tenía de andar en el carro Toyota Corolla del 2000, que había comprado el día anterior.

No pasa por alto el desafío de la asistente del abogado notario, quien emplazó a un gerente quien le había hecho una propuesta indecente, para luego mandarse.

Ya en horas de la madrugada, El gerente que más cantó (no necesariamente bien) bailó, bebió y duró en la fiesta. Decidió (Se acabó el alcohol) marcharse con su séquito de bebedores… Representantes de Gerencia Administrativa, Informática y Contabilidad. Un excelente grupo de trabajo en cuanto a cuestiones de chercha se refiere.

Definitivamente una noche inolvidable y con miras a una 8va edición; agradecemos la hospitalidad y el nivel de aguante de la señora Goris y esperamos que se repita en unos cuantos días.
¡ ¡CoYoTe!!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Enjoyed a lot! »