Mi Canción

viernes, noviembre 11, 2005

Me Mudé Pa' Santiago, pero vuelvo pa' SAJOMA

Ok... no hace más de 6 meses, este servidor decidió (mi esposa me obligó) mudarse del paraiso terrenal de San José de las Matas, a la ciudad de Santiago de los 30 Caballeros. Muchacho de campo al fin; pasé las mil y una noches (lo toy leyendo ahora y es buenísimo) que les voy a resumir en un día normal de trabajo. Entenderán, por qué ahora en Noviembre, vuelvo para SAJOMA.

5:45 a.m.
Suena el celular, el reloj y se prende el televisor... son las tres alarmas que necesito para abrir los ojos a esa hora, después de una noche de alcohol y sexo (con mi esposa, mal pensados).

5:55 a.m.
Suena el celular otra vez, porque le doy 10 Minutos más y me quedo acostado, así que ahora sí que me levanto.

5:57 a.m.
Me encuentro parado frente al espejo del baño con un ojo más chiquito que el otro, un aliento que da para un anuncio de Clorets y con un peinado a lo Beto Cuevas. Después de rascarme todos los adornos de mi masculinidad, me dispoongo a darme un baño, siempre y cuando, en la noche prendieran la cisterna y al agua le diera la mardita gana de llegar hasta mi apartamento en el cuarto piso. Si no hay agua, busco una paila del botellón y me suapeo el cuerpo, lavándome bien los "Ejes" y las "Caras".

6:05 a.m.
Suponiendo que hubo agua, ya estoy bañado (no entiendo por qué un "baño de aseo" toma más tiempo que uno formal) busco mi media libra de Cáncer mentolado y me fumo uno viendo por la ventana, lo apago en un cenicero en el que no cabe uno más repitiendo ya por costumbre que será el último que fume.

6:10 a.m.
Ahora sí ke me Hiede la Boca!!!! me voy a cepillar y el sabor a cigarrillo, mezclado con el de pasta de dientes, tufo de romo y un cepillo de atrás pa' lante en la lengua, no puede generar más que una náusea tremenda, a la ke no sucede nada, pues lo que tenía en el estómago, ya está en la vejiga o el inodoro.

6:15 a.m.
Me pongo los pantaloncillos (acaso no habían notado ke andaba en cueros?)

6:15 y un chin a.m.
Me pongo mi uniforme y elijo una de las 5 corbatas con las que me combina; voy a la cocina y me doy un trago de jugo, si hay, o de agua, o lo que sea que me quite la sensación de haber masticado tiza (ay el alcohol!!!!)

6:17 a.m.
Me despido de mi esposa, que no se levanta hasta dentro de media hora y duerme feliz. Salgo de mi casa, bajando los 45 escalones que me separan del piso, camino unos 800 metros hasta la avenida por donde pasan los conchos. Allí pueda que me encuentre un grupo de gente dispuesta a irse a la garata con puños por un asiento del concho, así que me resigno a la suerte de que se pare más de un concho y ver si en el reperpero saco ventaja a mis escasas 123 lbs. de peso y me cuelo primero que todos.

6:35 a.m.
Con suerte voy en un concho, con 3 gorditos más que me llevan casi sentado en el manubrio de la puerta, con un pie adormido y la quijada en el pecho para que el techo del vehículo no me despeine. Me tengo ke desmontar cada vez ke alguien se quiera bajar, pues me quedo casi en la penúltima parada del vehículo.

6:50 a.m.
Me quedo en la parada y me dispongo a caminar otros 400 mts. hacia la parada en la Av. Valerio, para tomar el vehículo que me traiga hasta mi trabajo. El trayecto no es muy cómodo que digamos, pues tengo que cruzar unas 3 cuadras de calles, luego un parque y más tarde, lo mejor, 3 cuadras del Hospedaje, el que no sabe lo que es, es el mercado callejero, mas asqueroso y hediondo del país. Cuento que lo primero que me toca es el área de las cebollas, donde miles de kintales del oloroso tubérculo, se encuentran en camiones, sacos, hombros y acera. Dando uno que otro resvaloncito, entonces caigo en el departamento del ajo; igualito que el primero, pero el olor es más penetrante. Salvado éste, entonces van las papas... tierra, lodo y polvo... ya sólo me quedan dos esquinas, para llegar a la parada... pero.... mardito pero.... ahora tengo que recorrer las aceras de los que venden desayunos... ay Dio... Plátano Frito, Mangú, Guineitos, Salami, Yuca, Empanadas, Quipes, Huevos, Hotdogs, Sandwichs, Jugos, repollo, zanahoria, grasa, aceite, café... y todos van dejando su rastro oloroso en mi uniforme, agregándose al que las cebollas, ajos impregnaron en mi ropa sucia de papa.

7:10 a.m.
Puesto que llegué pasadas las 7; me toca esperar que se llene una guagua, porke la doble cabina que sale primero, hacer mucho que se fue; entro y veo que estamos un haitiano y yo solamente y la guagua sale con al menos 10 pasajeros. Basado en mi experiencia, sé que para llegar a tiempo, tengo que salir antes de las 7:20, que no monten a más nadie en el camino, que el chofer no sea uno de los 2 lentones que hay en la parada y que no vaya nadie por la carretera vieja.

7:20 a.m.
No he salido, llevo 10 minutos jugando Tetris en el Celular y a penas somos 7 en la guagua; tengo la esperanza de que llegue un compañero de trabajo, una Dra. y un Dr. Pájaro, que igual que yo, viajan diario.

7:35 a.m.
Nunca me había puesto tan contento de ver un pájaro; pero ahí viene el Dr. muy kitao de buya, completando los 10 pasajeros. Siempre tengo la esperanza de que me toque el viaje al lado de una muchacha buena moza, pero siempre me toca un viejo, una doña que va mala para el Hospital, el carajo que vende recaito, o algún moreno serio. Hoy me tocó la doña mala.

7:45 a.m.
Arrancamos con calma y ya nos paramos a montar un tipo que siempre está en esa esquina esperando la primera guagua; lo malo es que también se queda de camino y eso significa otra parada; aparte de la doña que siempre está después de Hato del Yaque. Para colmo nos tocó un Picher al que le dicen "Cachapla" que le mete gente a la guagua, hasta el punto de quedarse él parado, porque van todos los asientos llenos y un carajito, dos fundas y un pollo en el Palo de la cotorra.

8:00a.m.
Debería estar ya en mi trabajo, pero después que se quedó el carajo en la Anacaguita, Cachapla metió dos mas que compensaran el grueso del indivíduo. El calor es insoportable porque voy abrasao de la vieja mala, las rodillas no me caben en el espacio que hay entre el asiento mío y el de alante y cuando intento sacar un codo por la ventana, la doña me dice que la cierre que tiene una gripe malísima; o sea que cuando tose o estornuda, contengo la respiración y hago el recorrido imaginario de los Gérmenes por la guagua hasta que salen por la ventana del chofer que es la única abierta, entonces exhalo.

8:15a.m.
Llegamos a La Cuesta, mi reloj biológico, me dice que estamos a 20 mins. de mi destino, pues nunca me toy orinando hasta que llega el pedazo de más curvas de la carretera. O sea que ya deberíamos estar ahí, pero no es así. Dejamos una maestra en la escuela y seguimos el trajín. Ya la doña me lleva hiperventilado de tanto que tengo que joder pa no respirar la gripe.

8:40 a.m.
Dejando y cogiendo, ya puedo sacar el brazo de atrás de la vieja y mover un chin los fundillos a ver si se me despiertan las piernas, que hace 10 minutos que no sé de ellas. En ese momento pregunta cachapla, si va alguien por Pedregal (camino viejo), nadie responde, segunda llamada y nadie responde. Cuando el chofer dobla por la nueva vía (y más rápida) vocea uno de atrás que él iba por Pedregal. Luego de escuchar con atención las malaspalabras del chofer, explica: "ecúseme don, fue que me dormí".

8:43 a.m.
Dimos la vuelta y cogimos el otro camino.

8:50 a.m.
Llegamos a Pedregal y como el superdotado que se quedaba ahí, se montó en la cocina, sabiendo que se quedaba primero que todos, hay que vacear los primeros 3 asientos y sacar a los 3 pasajeros que están primero que él, pa colmo el degraciao paga con $500.00 y hay que esperar que uno de los 13 motoconchistas que se le ofrecen a llevarlo, tenga cambio; el agraciado se lleva el pasajero.

8:55 a.m.
Ya se montaron todos los que faltaban y seguimos el viaje; se desmontan los 3 carajos que trabajan en La Yanelis, a 3 Kilómetros del pueblo.

9:00 a.m.
Llegamos a la Avenida y para no tener que esperar que repartan a los pasajeros que se quedan en la esquinita de "La oficialía", después los de la esquina de "La Duarte" y a veces los que van para la "Parada del Rubio", me quedo en la avenida para caminar las 5 Cuadras que me separan de la Cooperativa, mi trabajo.

9:05 a.m.
Saludo sudoroso y maloliente, me siento en mi silla y me percato de que el jefe no me devolvió el saludo...

....Para no cansar la vista, esta historia continuará...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

tu siempres tan original, tal y como esa historia que me contaste algun dia de la chica universitaria, sigue asi y tu al igual que yani eres mi inspiracion para esto.

Cø¥ôTë dijo...

Gratzias, por el comentario me imagino ke fue Rina ;-)

GirlFromSantiago dijo...

Jevo, qué es la Yanelis?

Cø¥ôTë dijo...

Es un Motel ke hay akí en SAJOMA

Anónimo dijo...

Very cool design! Useful information. Go on! » » »